la web de miguel baquero

 
Indice | | | biografia | |
 
la web de miguel baquero
 
 
poesias y oraciones
QUIZAS . . .TU Y YO
QUIZAS . . .TU Y YO
Quizás ese primer abrazo que me diste me cautivo el corazón.
Quizás sueño demasiado.
Quizás siento que he llegado demasiado tarde a tu vida.

Quizás el silencio hablo más que mis palabras, que en un ataque de cordura y cobardía no quisieron salir de mi pecho.
Quizás te amo tanto que no quiero estropear tu vida y la mía.
Quizás no he conocido una mujer como tu.


Quizás eres un hada que me ha hechizado.
Quizás te ame demasiado y tema tu rechazo.
Quizás tu amor y mi amor . . .puedan ser uno.
Quizás quiera una oportunidad para que tu corazón sea mió.

MIGUEL BAQUERO (COLOMBIANO)


UNA HERMOSA ORACIÓN

Le pedí a Dios que me quitara mis malos hábitos
Dios dijo, No.

esto no es responsabilidad mía,
sino tuya; para que tú mismo lo hagas.


Le pedí a Dios que sanara mi hijo que está paralítico.
Dios, dijo No.
Su espíritu es sano, su cuerpo es solo temporal

Yo le pedí a Dios,que me concediera paciencia
Dios dijo, No.
La paciencia es un producto de la tr ibulación
No se concede,sino que se aprende.

Yo le dije a Dios,que me diera felicidad
Dios dijo, No.
Yo te doy bendiciones, la felicidad depende de ti.

Yo le pedí a Dios, que me quitara el dolor
Dios dijo, No.

El sufrimiento te aleja de los placeres mundanos
y te trae más cerca de mí.

Yo le pedí a Dios,un crecimiento espiritual
Dios dijo No.
Tú debes buscar tu propio crecimiento.
pero yo te podaré, para que seas fructífero

Yo le pedí a Dios por muchas cosas, para gozar la vida.
Dios dijo, No.
Yo te daré vida, para que tú disfrutes de todas las cosas.

Yo le pedí a Dios que me ayudara a AMAR a otros, tanto como Él me ama a mí.
Dios dijo.....Ahhhh, finalmente ya entendiste lo que quiero decirte.

Si tú amas a Dios, envía esta HERMOSA ORACIÓN

AUTOR DESCONOCIDO
 
Imagen
EL MAR DEL SUR
¡Lo vi! Era como una matrona, sentada y tranquila en su momposina, hay estaba en su inmensidad de agua... no tan clara y transparente, pero aun así, era el mar, sí, era el gran mar de Atahualpa y Balboa. Un mar sin playa en el puerto, un mar de contrastes: La elegancia de las torres blancas como el marfil con sus calles bonitas; divergían con las casas de madera, como palafitos en el agua, simulando una Venecia.



Su muelle irrumpía en el mar, que rugía ante tal invasión; aunque Tita y Limonar estaban cargando, la niña juanita y Mariela reposaban al vaivén de las olas, como esperando a algún marinero que las llevase a vagabundear por la bahía. Los motores de los barcos rugían y al alejarse en el horizonte, se confundían como un susurro con el canto de las olas.



Cuando lo toque tímidamente, sentí la química, de cuando se da el primer beso de amor que nunca se olvidará. Pero todo éste maravilloso ambiente, se veía opaco y triste, como el faro que iluminada la bahía, porque... no estabas tu.. ni el fruto de nuestro amor, para deleitarnos con embeleso de la hermosura de esta llanura de agua
AUTOR: MIGUEL BAQUERO - 2001

 
 
Escríbeme
mabc01@galeon.com, DIOS TE BENDIGA HOY Y SIEMPRE